FASE 1.5 / Recorriendo el tren

Elige una sección de vagones para continuar
Luego tendrás acceso al resto, nunca vuelvas atrás

Vag. 1-22

Revisor.- ¡Billetes! ¡Billetes! ¡Los billetes! (Llega donde está sentada Ella.) Señora, sus billetes.

Ella.- (Busca en el bolso.) Pues no sé, creo que... tiene que estar por aquí... (Sigue buscando.)

Revisor.- No se preocupe, tenemos tiempo... Tiempo es lo que sobra… ¿A usted no les pasa?... A mí viajar me pone triste. Sí, sé que es algo raro ser revisor y odiar los viajes, pero... ¿No cree que tienen algo melancólico, como un ligero olor a pasado, a cosas que se dejan atrás?... Yo nunca bajo, nunca salgo del tren. Las ciudades me dan miedo... la gente no sabe adónde va… Aquí sí, todo el mundo tiene una dirección, ¿ven?, lo pone en el billete, ¡billetes!, y yo me siento y miro por la ventana, observo la lluvia y me alegro de no salir nunca para no tener que buscar algún sitio adonde ir. La vida es muy triste…

Vag. 23-48

Pola.- Mi padre está mucho peor… No para de decir tonterías, está perdiendo la cabeza… ¿Sabes?, me recuerda a Don Quijote.

Mar.- ¿Va a caballo?

Pola.- Se pasa el día leyendo novelas. Estuvo encerrado en el desván veinte años porque fue maestro y, como fusilaban a todos los maestros después de la guerra, mi madre le escondió en el desván. Y ahora, cuando se le va la cabeza, pregunta si ha venido el Emperador, todo el día lo mismo, es para volverse loca.

Vag. 49-66

Pola.- ¿A qué vienes con eso ahora? 

Mar.- Que nunca pones barreras, ¿eh?... dejas que todos se hagan ilusiones contigo con tal de no tomar decisiones. 

Pola.- Bueno Mar, no te entiendo, ¿qué te pasa?, hoy te has levantado con el pie torcido. ¿Por qué me dices eso? 

Mar.- Porque me quieres. Por cómo me miras, porque te pones nerviosa cuando me acerco… porque me has dejado enamorarme de ti como una idiota y me siento mal, porque ni siquiera tú tienes la culpa de eso. Tú Pola, nunca tienes la culpa, la corderita, te ha tocado vivir en un momento difícil, nada más. ¿Te puedo pedir algo? Cuando paremos... Déjame irme sola.