El circo de la nueva normalidad